En Consejos

A la hora de salir en bicicleta es importante elegir qué se va a llevar para comer, puesto que debe ser muy enérgico y no debería provocar sed; además, no puede ser ni muy salado ni muy dulce. A continuación, algunos consejos para saber cómo elegir el almuerzo ciclista.

El almuerzo perfecto para una salida en bicicleta

En una salida en bicicleta, el momento de pararse a descansar y almorzar es uno de los más gratificantes. El esfuerzo físico realizado tiene que compensarse con una comida que renueve las fuerzas del ciclista y le permita seguir pedaleando muchas horas más.

Para empezar, uno debe tener claro qué alimentos aportan una mayor cantidad de energía. Estos son los hidratos de carbono, contenidos en alimentos como la pasta, el arroz, las patatas o el pan, para cargar las pilas es necesario contar con un almuerzo alto en hidratos.

Algunas frutas, como el plátano o el aguacate, también son muy potentes como alimento energizante. Sus propiedades y su tamaño mediano lo hacen ideal para llevar a una salida en bicicleta.

Sin embargo, el alimento estrella para comer en una excursión en bicicleta son los frutos secos. Su pequeño tamaño, unido al gran aporte calórico que proporcionan, los convierte en unas pequeñas bombas de energía muy importantes para el ciclista.

Pero estos alimentos tienen una desventaja, y es que tienden a dar sed. Por eso es importante que el botellín contenga la cantidad de agua suficiente para realizar la excursión holgadamente. Si hay que invertir peso en algo, deberá ser en el agua.

En definitiva, para elegir qué comer en una salida a la montaña conviene incorporar alimentos calóricos, principalmente hidratos de carbono y frutos secos, con frutas y, por supuesto, añadir al conjunto una gran cantidad de agua.

Recent Posts

Dejar comentario